jueves, 20 de septiembre de 2007

¿Los feos pueden trabajar?, ¿y deben cobrar?

Después de estar dos horas tiritando de frío entre una pared y el baldeo matinal de los porteros llegó mi turno.

Una empresa necesitaba un cadete y había publicado un aviso en el diario Clarín. Me recibe un hombre de unos 40 años, con toda la moda vistiendo su cuerpo, una barba recortada prolijamente y una mano bien flojita que apenas roza la mía, con un gesto de indisimulable asco que yo interpreté como un saludo.

Con esa misma mano -qué rápidamente desinfectará, pienso- me hace un gesto para que me siente.

Recuesto mi humanidad y escucho por primera vez su voz:

-¿Cómo te llamás?

-Gonzalo Otálora

-¿Qué edad tenés?

-19

-Bueno, cualquier cosa te llamamos, gracias.

A los 30 segundos estaba afuera, esquivando los baldazos del portero y con tal amargura que olvidé el frío. Mi calentura era justificada. Llevaba 3 meses buscando trabajo y siempre me despachaban sin la menor consideración.

Nunca había tiempo para explicar nada, mi condición de anteojudo y granuliento era suficiente para entender que mi aspecto era un obstáculo para conseguir el puesto. ¿Era realmente mi aspecto un obstáculo para conseguir trabajo?

En el capítulo 3 cuento la odisea de buscar trabajo siendo feo, inseguro, creyéndome bueno para nada y para colmo, sufriendo las inmorales e ilegales preguntas de Recursos Humanos, o mejor dicho, el servicio de inteligencia de las empresas.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

te relato que mis papas son bolivianos, todos me llaman el bolita, estoy cansado que la policia me pida siempre los documentos por portasion de cara, se sufre mucho, yo te entiendo, travajo de albañil.
comprare tu libro
Ramon

Anónimo dijo...

A mi pasa que como soy gorda, los trabajos de recepcionista para los cuales me postulo, no me toman, me dicen la llamaremos, y veo con tristeza a las que estan esperando
lindas, por supuesto, no se si capaces las prefieren.
Somos muchos los que padecemos esta discriminación.
Te felicito por tu valentía.
Espero el libro
Esther

Anónimo dijo...

Tengo un amigo que lo solucionó, se hizo puto y ya no le miran mas la cara, te imaginas lo que muestra ahora no?
El hermoso

Anónimo dijo...

Te digo que que hay muchos feos que tuvieron suerte en los laburos, uno es Chiche Gelblung, vos viste lo que es y lo peor que se cree lindo, viste como un mamarracho y que me contás, además me contó una amiga que es vecina que es de lo mas antipático y soberbio con la gente del barrio.
Estoy segura que vos vas a ser un exitoso, por lo que leo, sos inteligente y tenés mucho humor

Anónimo dijo...

Che que sufrida es tu vida, me imagino que tu mama te sacaba a pasear de noche para que no te vea
la gente.
tengo una idea hacete del grupo quebracho, viste se tapan la cara en las marchas, y nadie te la ve.
si se me ocurre otra idea te escribo de nuevo
Dario

Anónimo dijo...

Trabajo en Recursos Humanos y no me gusta lo que decís, es cierto que ser lindo ayuda, pero yo tambien me fijo la capacidad y si a eso le sumamos su presencia por supuesto que ayuda.
Entre un feo capaz y un lindo capaz
yo elijo al lindo.Es asi la sociedad y la empresa me pide BUENA PRESENCIA, te tocó la mas dificil en esta vida.
suerte
Licenciado Roberto S.

Anónimo dijo...

Soy psicologo, una paciente me comentó de tu página web, dado que ella se siente muy identificada con lo que escribís.
Espero que el libro no tire abajo mi terapia.
Lo que lei hasta ahora me parece piola.
Cuando lea el libro te cuento.
Ezequiel

Denise dijo...

Totalmente real


En octubre tendre en manos este trabajo




te dejo mis saludos

Anónimo dijo...

Ami hijo lo llaman los amigos colador por los granos y se pone a llorar, ya no se que hacerle en la cara. Me dice que las chicas lo miran como amigo nada mas, yo no quiero que sufra pero la gente es mala y se burla. Tiene 17 años y yo creo que nunca estuvo con una chica vos me entendés no.
Ojala en el libro tenga consejos para el.
mamá triste

Anónimo dijo...

QUE divertido es esto, me causa gracia. pobre tipo
facundo

Maria Emilia dijo...

De chica sufri mucho con mis anteojos "culo" de botella,mis piernas flacas como palitos y simpre me miraba al espejo y lloraba por ser.."mas linda", el tiempo me enseño que una vez "alguien" me dijo "tenes la mirada mas linda que los ojos" y asi aprendi que "lo lindo se va" y lo escencial queda.
Sos un pibe inteligente, vas a llegar alto... jamas te preocupes por la fealdad,cada uno sabe el lado feo que tiene.......hasta los lindos.
Esperare el libro.

Anónimo dijo...

Soy morocho y me dicen cabecita negra, ademas uso anteojos porque no veo un pomo, no sabes lo que sufro los sabados cuando voy a bailar. Estoy estudiando ciencias económicas y mis compañeras se acercan a mi para estudiar nada mas o que les sople los exámenes, cuanto mas lindas mas guachas las minas.
Favio

Anónimo dijo...

Flaco: HAy que tener cara y huevos para publicar estas cosas!!!
F.Matias

Veronica dijo...

Licenciado Roberto S: Más allá de lo que opine Gonzalo sobre los RR HH yo opino algo PEOR, todavía: creo que no se fijan en la PERSONA sino en el CV y la foto. Y cuando lo hacen, sacan las preguntas de un manual de 1938! "Un defecto y una virtud?, ¿qué hacés en tu tiempo libre?". De hecho, las mejores entrevistas son las hechas por los dueños, que saben de qué se trata el puesto a cubrir (los RRHH la mayoría de las veces no tienen idea) y qué tipo de personalidad quieren trabajando ahí. Porque más allá de nuestra capacidad y aspecto, también somos personas, no? Ojalá vos no formes parte de este grupo patético de profesionales salidos vaya uno a saber de dónde.

Anónimo dijo...

Me gustó lo que leí, y está bueno poder reirse de la desgracia, también. Para todos los que se identifican con tu libro: tengan fe! A mi me decían flaca escopeta, profesora de natación (nada de espalda, nada de pecho) y sin embargo, como el buen vino, fui mejorando con los años. Nunca engordé, pero las que antes me gastaban ahora me ENVIDIAN porque me morfo todo. Sigo sin tener muchas curvas, pero el push up lo soluciona. La caripela mejoró un poco, con ayuda de maquillaje y un caro tratamiento de ortodoncia. Pero sobre todo le puse actitud! Así que FEOS: A CONVERTIRSE EN CISNES QUE SE PUEDE!

VC

juan dijo...

me gusto mucho todo lo que estuve leyendo y me parece que refleja muy bien esta realidad

Anónimo dijo...

Yo creo que los feos deberían conformar un sindicato para defender su condición e impedir nuevos abusos.

Ximenita La Pacata

yo dijo...

recursos humanos es una mierda!!!!!!!!!!!!!!!!!!

el lindo dijo...

lo mejor que nos puede pasar es que los feos trabajen encerrado....asi no nos asustamossssss